Web
Analytics

Como se curan las varices ¡Excelentes Maneras de Curarlas!

Las varices no son nada agradables. Pican, duelen, se ven feas y además te hacen sentir menos bella en los momentos más inoportunos. Al menos cuando quieres mostrar tus piernas o peor aun cuando quieres vestir un hermoso traje de baño.

Curarlas en el pasado significaba tener que ahorrar por mucho tiempo y al final cuando te sometías a alguna intervención, algunas marcas molestaban más que las mismas varices. Los procesos de recuperación eran más tediosos y tus labores se veían afectadas.

Como se curan las varices

Como se curan las varices

Afortunadamente, la ciencia médica ha evolucionado mucho en cuanto a los tratamientos para curar las varices. Hoy puedes atacarlas con todas las armas posibles. Desde realización de nuevas rutinas caseras hasta la implementación de pequeñas agujas o luz láser para desaparecerlas.

Sin embargo, no todas las varices pueden ser curadas para siempre. Si una persona tiene herencia familiar de varices se les pueden tratar las venas dañadas que ya posee. Pero eso no va a significar que en el futuro no puedan dañarse otras venas.

En cambio si las varices se han desarrollado por el embarazo o algún accidente los tratamientos localizados acabarán con las varices existentes y no precisamente querrá decir que más adelante tendrán que padecerlas de nuevo.

Como se curan las varices

Para curar las varices no puede emplearse solo una medida específica. Las varices pueden aparecer por la unión de varios factores como ya te hemos comentado en otras oportunidades. Por lo tanto para curarlas se deben aplicar diferentes mecanismos.

Si aplicas solo un tipo de tratamiento podrás atacar esta enfermedad vascular de manera momentánea. Pero si los complementas unos con otros verás cómo los resultados son más duraderos y confiables.

Si deseas curar tus varices lo que tendrás que hacer será comprometerte con tu salud y poner todo de tu parte para que tus venas estén siempre en las más óptimas condiciones y que el resto de tu cuerpo le ayude a cumplir con su función natural.

Así, aunque tengas fuertes indicios de sufrir problemas venosos a lo largo de tu vida, podrás mantener las varices alejadas de ser un inconveniente para tu circulación sanguínea. Y por supuesto que te sentirás más motivada a seguir haciendo lo posible porque no aparezcan más.

Para lograr curar las varices deberás combinar los siguientes modos de tratamiento:

  • Procedimientos médicos

Esta puede parecer la solución más efectiva y confiable que puedas encontrar en toda tu vida. Con cortas sesiones de procedimientos médicos puedes quitar las varices que más se noten en tu piel y creer que ya no aparecerán más nunca.

Ciertamente, los procedimientos médicos pueden hacer que las varices las pronunciadas y aquellas que parecen pequeñas redes rojas o moradas desaparezcan. Pero si no haces algo adicional, otras venas se pueden dañar después y hacerse varices.

En los procedimientos médicos más destacados por su eficacia están la escleroterapia espumante, la radiofrecuencia, la flebectomía, entre otros. Además están los medicamentos de uso tópico o los de suministro oral cuya función es darle fluidez a la sangre, bajar la inflamación de las venas.

La mayoría de los procedimientos médicos o medicamentos están destinados a acabar con las manifestaciones de las varices y sus molestias. Pero no se concentran en el origen del problema que llevo al desarrollo de las varices. Es por eso que se requieren otras ayudas en la cura de éstas.

Por estas razones te aconsejamos que emplees al mismo tiempo los siguientes dos puntos. Son casi o tan importantes y beneficiosos como los procedimientos médicos para conseguir curar las varices.

  • Ejercicios específicos

Al realizar algunos ejercicios específicos aportarás a tus venas la fuerza y vitalidad que estas necesitan para mantenerse jóvenes. Unas venas jóvenes son venas que no se ablandarán tan fácilmente y que realizarán el esfuerzo correcto para mandar la sangre en la dirección correcta.

Para que esto suceda no necesitas matarte mil horas en un gimnasio ni mucho menos. Con el simple hecho de mantenerte activa ya será suficiente para que tus venas reciban los aportes correctos de vitalidad.

Sin embargo,  cuando sientas que tus piernas se inflaman un poco, aunque no se vean varices como tal, puedes realizar algunos ejercicios que favorecen la circulación correcta de la sangre. Aquellos como la bicicleta, elevar las piernas y el torso del cuerpo mientras estas acostada.

No será necesario que pases mucho tiempo en esos suaves ejercicios. Con solo dedicar unos 10 minutos diarios a las elevaciones de las piernas estarás haciendo el ejercicio suficiente para curar las varices.

Sobre todo cuando has caminado demasiado y sientes tus piernas muy cansadas. Estos ejercicios te aportarán alivio en la carga de las extremidades inferiores y así tus venas estarán más aliviadas. Incluso, llegar a casa y sentarte a elevar tus piernas por 5 minutos te favorecerá la salud vascular.

  • Ingerir suficiente agua ¡Hidratación!

Seguramente ya has escuchado que el cuerpo de los seres humanos está compuesto en un 90% de agua, esto es muy cierto. La circulación sanguínea y las venas se aprovechan muchísimo del agua que entra en tu cuerpo.

Los líquidos que ingieres a diario ayudan a que las paredes venosas estén mejor hidratadas y que la sangre pueda limpiarse de toxinas más rápido. Al tomar buenas cantidades de agua al día le aportas a tus venas la posibilidad de estar en mejores condiciones.

Están más limpias, no acumulan sangre y tienen más fuerza de subir los fluidos desde los pies hasta el corazón sin dificultades posibles. Además, sus válvulas internas se mantienen más firmes lo que ayuda a que no se doblen o atrofien.

Tomar líquidos será tan bueno para tus venas superficiales como para la piel que las cubre. La inflamación interna y externa será evitada y la dilatación venosa será cada vez menos frecuente porque no habrá fluidos que se estanquen o se devuelvan.

Si pones en práctica todos estos elementos para acabar con las venas podrás darte cuenta que si es posible curarlas. Por más difícil que parézcala tarea creemos que no tienes nada que perder si al menos lo intentas.