Web
Analytics

Remedios caseros para las varices inflamadas – ¡Descubre los Remedios Mas Efectivos!

Aunque se diga lo contrario, las venas por tanto pequeñas o grandes siempre provocan en quienes las sufren diversas intranquilidades. Los problemas estéticos casi siempre son los más que motivan a las personas a buscar remedios caseros para las varices inflamadas.

Tu puedes ser una persona con riesgo a padecer varices, pero para que estas se inflamen tanto se requiere de que coincidan ciertos factores importantes. Aunque no lo asocies, tu forma de vivir y tus actividades diarias son impulso para la inflamación venosa.

Remedios caseros para las varices inflamadas

Remedios caseros para las varices inflamadas

Pero como tu forma de vivir puede influir de manera negativa, también lo puede hacer de forma positiva. Tus propios hábitos pueden convertirse en los mejores remedios caseros para las varices inflamadas. Al mismo tiempo, pueden incluir en tu vida diaria pequeños cambios favorables.

Lo que te aconsejamos en este artículo son remedios caseros muy sencillos y no te costará demasiado hacerlos parte de tus hábitos. Si los aplicas con constancia verás que no hacen falta grandes gastos para obtener grandes resultados.

Tus varices mejorarán su aspecto y la inflamación irá bajando muchísimo. Pon de tu parte y experimenta el bienestar desde ahora mismo.

Remedios caseros para las varices inflamadas

La inflamación de las varices es la muestra de que ha llegado demasiada sangre a ellas o que de por sí no se tiene la facilidad de impulsarla al corazón. Puede deberse a la disfunción de sus válvulas internas o también al debilitamiento de sus paredes.

Lo cierto es que para que tus venas se inflamen debe estar ocurriendo una atrofia de su estructura. Las venas que han perdido su fuerza son las primeras que comienzan a almacenar sangre que ya está desprovista de oxígeno. Esta sangre puede ir estirando las paredes venosas.

Al estar estiradas por demasiado tiempo, las venas pierden la capacidad de regresar a su forma natural. Es un cambio que sucede lentamente y de manera progresiva. Normalmente, cuando una persona decide tratar sus varices inflamadas, el ensanchamiento venoso es avanzado.

Que las venas hayan pasado demasiado tiempo ensanchadas hace que guarden más sangre. De modo que hace que por fuera se vean cada vez más inflamadas. En este caso el proceso de des-inflamación puede ser más largo que el de unas varices que apenas se han inflamado.

Sin embargo, los remedios caseros aún pueden ser de mucho beneficio para las varices inflamadas de largo o corto tiempo.

  • Infusión de linaza con manzanilla y jengibre

Como lo que se busca es desinflamar las varices que están molestando tanto en tu piel, lo que se necesitarán son ingredientes con propiedades exclusivas para ello. Tanto la linaza, la manzanilla como en jengibre son muy buenos anti-inflamatorios.

Se deben preparar la infusión para que la tomes a diario por las mañanas o por las noches. Particularmente la linaza te aportará el beneficio extra de devolverte la tonicidad a las paredes venosas. Irá con el tiempo aportándole fuerza para que no se sigan ensanchando de más.

Las infusiones por lo general se toman tibias o calientes. Pero como las varices son enemigas de las cosas calientes, lo ideal será que dejes enfriar en la nevera por unos minutos la infusión y que la tomes cuando esté bastante fría.

  • Colocación de paños húmedos

Justo antes de acostarte o en cualquier momento que sientas que la inflamación de las varices ha aumentado demasiado. La colocación de paños húmedos con agua extremadamente helada favorecerá la contracción de las venas.

Los músculos también recibirán esa contracción y la misma los estimulará para que bombeen la sangre estancada, directo al corazón. Así se estimulará el retorno venoso y la sangre podrá ir a recibir el oxígeno que ya ha perdido al recorrer el resto del cuerpo.

No hay un límite de tiempo para utilizar este remedio casero. Cualquier momento del día en que puedas tomarte unos minutos para aplicarlo será de gran ayuda para bajar la inflamación de tus varices.

  • Infusión de árnica y romero

La infusión con árnica y romero es un remedio casero que puedes emplear para sumergir las partes afectadas. Si las varices se encuentran en los pies será sencillo preparar unas 4 tazas de esta infusión, dejarla enfriar y luego meter los pies.

Pero, si las varices inflamadas las tienes más arriba en las piernas lo que puedes hacer es colocar un recipiente grande en el que puedas meter los pies y con ayuda de una taza ir dejando caer la infusión por las piernas.

Asegúrate de usarla por un buen rato. Las horas de la noche cuando ya te dispones a dormir son las mejores para sentarte y relajarte con la aplicación de esta infusión para reducir la inflamación de las varices.

  • Pomada de sábila y menta

Realizar esta pomada será muy fácil. Solo le sacas el cristal a una penca (hoja) de sábila la colocas en la licuadora y le agregas un puñado de hojas de menta. Esta pomada la debes colocar inmediatamente sobre la superficie de la piel donde estén las varices.

Debes cubrir bien la zona inflamada y si se va secando la preparación sobre la piel, puedes colocarle más. La sábila y la menta humectarán la piel al mismo tiempo que calmarán la inflamación de las venas.

Otro modo de aprovechar esta preparación es cambiar la menta por miel de abejas y consumirla antes de irte a dormir. Con eso tus venas se mejorarán al ser estimuladas de manera interna. El resto de tu cuerpo también se podrá beneficiar de este modo.

Cuando se trata de remedios caseros hay la ventaja de que se emplean productos que ya tienes en casa o que son fáciles de conseguir en el mercado más cercano. Además se cuenta con que los ingredientes son beneficiosos en diferentes aspectos y para diferentes áreas de la salud.

Los remedios caseros para varices inflamadas aplicados de manera externa te brindan ayuda específica, en un área determinada. Pero los que son preparados para el consumo pueden favorecer tus condiciones generales de salud, lo cual es mucho más positivo.