Web
Analytics

Tratamiento para ulceras varicosas – ¿Quieres Conocer Como Tratar Esta Enfermedad?

Las varices cuando tienen muy poco tiempo de desarrolladas o son muy pequeñas no suelen molestar más que visualmente. Sin embargo, al pasar de los años un síntoma que puede terminar muy mal es el picor en la piel que las cubre.

Una persona que llega a sufrir de constante picor en la piel sobre las varices y no recibe ningún tratamiento adecuado, cae en el error y la tentación de rascarse. Esto puede ser muy placentero en un principio, pero poco a poco se puede ir rompiendo la piel dejándola expuesta a infecciones.

Tratamiento para ulceras varicosas

Tratamiento para ulceras varicosas

Las ulceras varicosas son el producto de ese rascado que se vuelve repetitivo en el tiempo. Pero una vez que aparecen estas ulceras puede ser más difícil lograr su cicatrización y al mismo tiempo la disminución de las venas varicosas. La recuperación se hace más larga y complicada.

En el momento que la piel ya está rota sobre las varices se debe tratar el caso de manera interna tomando medicamentos para estabilizar la circulación sanguínea. Externamente lo principal ahora tiene que ser lograr la curación más pronta posible de las ulceras.

Se evita que sigan creciendo hacia adentro y hacia los lados. Además de combatir fehacientemente la posibilidad de cualquier infección.

Tratamiento para ulceras varicosas

Antes de suministrar cualquier medicamento o realizar algún procedimiento es necesario reconocer el origen de las ulceras varicosas. Puesto que en el caso de que se hayan desarrollado por problemas arteriales, las complicaciones pueden ser aún mayores.

Las arterias son más difíciles de controlar que las venas. Por eso es necesario que se establezca el reconocimiento de las zonas afectadas que han desatado la aparición de las ulceras varicosas. Aun cuando éstas se deban a varices empeoradas, el tratamiento debe ser aplicado a la brevedad.

En cualesquiera que sean las condiciones que han llevado a sufrir de ulceras vasculares, se debe actuar de inmediato porque si una de estas ulceras llega a abarcar mucho espacio es posible que se requiera amputar la extremidad afectada.

Antes de que eso suceda lo principal será acabar con el deterioro de la llaga y fomentar su curación. Las maneras de hacerlo no pueden ser tomadas por cuenta del mismo paciente. Recuerda que una cura mal hecha puede dar pie a que se inicien infecciones.

Para que las ulceras varicosas dejen las menores secuelas posibles, se debe seguir un tratamiento de la siguiente manera:

  • Limpiar la ulcera varicosa

Aunque sea incómodo para quien la está padeciendo. Las ulceras varicosas se deben limpiar todos los días. Para evitar la proliferación de bacterias insanas y retirar cualquier fluido que pueda infectar la herida sufrida.

Lo ideal es que estas ulceras sean lavadas con una solución salina. Esta es la única solución limpiadora que reúne todas las cualidades para limpiar las heridas sin que se perjudique el progreso de la curación. Usar solución salina es además mucho más económico.

Con este líquido se estimula a la piel a reproducir tejido nuevo  puesto que no quema ni pica al ser aplicado. Además de eso no deshace el tejido cicatricial que ya se ha formado, simplemente ayuda a retirar lo que está de más en la ulcera.

La limpieza debe realizarse con gasas. Se debe colocar en la ulcera un poco de solución salida y al cabo de dos o tres minutos secar de a toques con las gasas. Así no se dejan hilos que pudieran estar contenidos en algodones y se deja en la ulcera la humedad justa y necesaria.

  • Colocar cicatrizante tópico

Obviamente debes tomar algunos medicamentos para promover la circulación sanguínea, la tonificación vascular y la cicatrización desde el ámbito interno. Pero para que el tratamiento sea más eficiente se debe aplicar un cicatrizante sobre la ulcera varicosa.

Para ello, lo más accesible y efectivo será el gel de linaza con sábila. Para obtener el gel de la linaza debes cocinar una cucharada de semillas de linaza con una taza de agua. Al estar completamente fría, la unes con el cristal de sábila y estará listo para aplicar.

Estos dos ingredientes ayudan a que la piel se regenere en muy corto tiempo y además impiden que entren agentes infecciosos a la herida. No solo puedes colocarla donde ya tienes las ulceras, puedes también aplicarlas todas las noches en la piel con varices para evitar la picazón.

Cada uno de estos pequeños ingredientes cicatrizantes puede usarse de manera individual. El médico puede emplear otros medicamentos de uso tópico para estimular la cicatrización de las ulceras varicosas.  De no tenerlo, esto que aquí aconsejamos puede ser igual de beneficioso.

Es el doctor quien debe seleccionar el producto a aplicar según la necesidad del paciente, pero también según las capacidades económicas que se tengan para cubrir los tratamientos.

  • Tapar la ulcera varicosa

Al tapar las ulceras, estas tienden a empeorar sus condiciones. Seguramente se debe a que se ha hecho mal el procedimiento. Puesto que, usar medias o vendas muy gruesas y en ambientes muy calurosos desencadenará es que la herida desmejore.

Lo correcto es que luego de haber limpiado la ulcera se proceda a enrollar a lo largo un pequeño trozo de gasa. Esto lo colocas alrededor de la ulcera pero sin tocar la piel dañada. Para evitar que la venda posterior quede directamente pegada de la piel que aún no ha cicatrizado.

La venda alrededor de la piel donde está la ulcera no debe ser muy gruesa, preferiblemente que sea tipo malla. Se debe colocar procurando agarrar la piel sana que esté más abajo y la que esté más arriba de la ulcera.

Lo recomendable es que sea un poco más ajustada en la parte de abajo y más suave a medida que suba por la ulcera que debe tapar. Al no colocarla tan ajustada se evita que se pegue de la llaga y al día siguiente será más fácil realizar el tratamiento.

Las ulceras varicosas requieren de mucha disciplina en su cura. No desaparecen tan pronto como puede desearse pero con el tratamiento adecuado lo harán dejando las menores marcas posibles tanto físicas como emocionales.